Bruno Mars despierta emociones en RD

Con un Estadio Olímpico lleno de "bote en bote" en su segunda noche del sábado y que superó con creces la baja asistencia del primer día del Festival Presidente, el cantante estadounidense Bruno Mars arrancó suspiros a la audiencia durante un concierto memorable y lleno de energía. 
"Santo Domingo, es mi primera vez aquí y estoy emocionado", proclamó el artista luego de  que un telón con estampados de brillo lo descubriera en escena e interpretara el primer tema de la noche. 
Sin dudas Peter Hernández, su nombre real, fue la atracción internacional más esperada de la segunda jornada del festival y demostró ser un cantante auténtico de potente y melodiosa voz tal cual lo escuchamos en los álbumes musicales. 
Recordemos que hoy en día artistas producto de los efectos en los estadios de grabación permean en la industria musical. 
Sin embargo con Bruno Mars estamos ante un intérprete de condiciones excepcionales. 
Su banda conformada por ocho músicos que son más que ejecutantes de instrumentos se desdoblan en la animación del público. 
Mars, de padre puertorriqueño y madre filipina, lució coqueto y pícaro al bailar en tarima al son del reggae y soul de su canción Show Me, lo que generó ensordecedores gritos entre el alborotado gentío.
Otras canciones, como Runaway, Just The Way You are y When I Was Your Man, fueron coreadas por los espectadores al tiempo que el intérprete se tiraba varios pasitos al estilo del fallecido “Rey del Pop” Michael Jackson, al que pretende emular.  
En más de uno de sus temas, el cantante abrazó su guitarra en temas como “Marry you”, y otros, logrando mantener al público cautivo. 

No lo transmitieron por radio 
Se dice que su equipo de manejo prohibió la transmisión por radio de su concierto como se desarrolló con los demás artistas.
Gente en las redes sociales sociales que no asistió al concierto y que lo escuchaba por la emisora virtual Radio Presidente, se quejó de la medida. 
Habría que verificar si así estaba estipulado en el contrato aunque se sabe que tal veto regularmente se debe a asuntos de derechos fonomecanicos de las obras musicales ejecutadas que en ese momento se están poniendo en vivo y pueden ser pirateadas. 
Sobre esto tiene control su disquera o editora y cualquier transmisión regularmente es innegociable pero cuando lo suele ser hay que pagar una altísima suma de dinero y cumplir con rigurosos requisitos. 
Créditos fotográficos Activao.com, ElMejorBonche.com y Cerveza Presidente