Rita Indiana, Omega y una ¿broma pesada?