Presidente Acroarte termina gestión "mal parado"

El paso de Máximo Jiménez como presidente de la Asociación de Cronista de Arte (ACROARTE) ha causado mucha controversia a lo interno de dicha institución que ha cautivado la atención de quienes estamos fuera y hasta de los que no están en los medios. 
Ya el editor de espectáculos del periódico El Caribe está en la fase final de su mandato y aun así esto no ha sido motivo para que paren los problemas. 
Jiménez ha tenido que enfrentar a lo largo de estos dos años acusaciones por parte de algunos de sus compañeros, la duda del público en los premios que los cronistas hacen anualmente cuando no se está de acuerdo con las nominaciones, ni los ganadores. 
También tuvo que enfrentar la pérdida del nombre de esta misma ceremonia que por 28 años se llamó “Premios Casandra” y hoy “Premios Soberano”. 
Hace dos meses fuimos testigos de la expulsión de cinco militantes de ACROARTE, cosa que algunos aplaudieron y otros rechazaron, lo que no se quedó ahí, ya que un tribunal falló con el paro de las elecciones para la nueva directiva y reposición de los afectados. 
Ayer pudimos leer un mail donde el ex presidente del gremio Miguel A. Rivera, ponía al descubierto una conversación interna con Jiménezl, usando el presidente la palabra Pthirus pubis, que significa "ladilla", término que este comunicador no debió usar ya que lo pone nueva vez en las duda de todos los que hemos seguido su mandato. 
No soy quien para juzgar las acciones de Máximo, pero tampoco para defenderlas, y pasará mucho tiempo para que sepamos si todo lo que se le atribuye a la actual directiva es verdad o mentira. 
Algo que no podemos ocultar, ni los opositores, ni los aliados, y mucho menos quienes no somos miembros, es que Jiménez será un presidente que pasara a la historia de esta institución, por todo lo que ha sucedido en su presidencia y la cantidad de enemigos que se ha encontrado en el período.

Escrito por Héctor Rómero
El Nuevo Diario
Columna "Vagando por el mundo"