Visado Anthony Santos, Frank Reyes y otros artistas en "veremos"

La situación se le ha puesto color de hormiga a los artistas dominicanos que viajan a los Estados Unidos, y que acuden solicitar visa de trabajo.
Era habitual que las mismas se les otorgaran con facilidad a todas las figuras establecidas que las solicitaran, pero de repente ha operado un cambio, con nuevas autoridades, que ahora están haciendo exigencias extremas y de todo tipo a quienes buscan visa de trabajo.
Les están pidiendo premios recibidos por los artistas en territorio norteamericano, recortes de periódicos, publicaciones de actividades, reconocimientos, grabaciones de emisoras norteamericanas, material promocional. Quieren documentación, papeles, prueba de que son figuras influyentes en el mercado norteamericano.
Entre los atrapados que no les han dado visa están Anthony Santos y Frank Reyes, pero alrededor de otros 5 artistas que se ven impedidos de viajar porque al solicitar la visa no han cumplido con esos requisitos.
Se ha armado un huidero, una "recabadera" de papeles y de documentos para avalar y sustentar la solicitud de visa.
La situación de Anthony Santos mantiene en vilo el espectáculo que tiene anunciado para el próximo fin de semana en el Teatro United Palace de Nueva York.
Conforme a una fuente ligada al espectáculo, se está recurriendo a gestiones con la embajada de Estados Unidos, donde estarían interviniendo hasta políticos y funcionarios del gobierno en las diligencias que se hacen para que le sea otorgado el visado a Anthony Santos.
Sin embargo, el ingeniero Lenín Ramírez, representante del artista, ha declarado que el caso de su artista ya está solucionado al cumplir con los requisitos exigidos, y que se apresta a viajar en los próximos días a los 
Estados Unidos. Eso dice Lenín, pero habría que comprobarlo y veririficarlo, lo cual se verá en los días por venir. 
No es la primera vez que el consulado USA endurece las exigencias para darle visa de trabajo a los músicos .
Se recuerda que en  el consulado ponían a los músicos a tocar, para comprobar si realmente pertenecían a la orquesta.
Ello en razón de que muchos líderes de orquestas hacían negocios al viajar.
Dejaban a sus músicos verdaderos y se llevaban como tales a personas a las cuales cobraban elevadas  sumas de dinero para llevárselos a Nueva York.
A raíz de eso fue que vino la exigencia de ponerlos a tocar.
Usted pasaba a veces por el consulado, y desde la calle se escucha dentro un tremendo rumbón.
El colmo de un combo, fue que cuando lo pusieron a tocar para ver si eran músicos, la pieza que interpretaron fue la de “Buscando visa apra un sueño” de Juan Luis Guerra. ¡Bárbaros!
Joseph Cáceres /Merengala