Don Miguelo contra José Antonio Molina



El exponente de música urbana Don Miguelo,  la emprendió en contra del afamado músico sinfónico José Antonio Molina, director de la Orquesta Sinfónica Nacional por sus declaraciones en el sentido de que la música urbana es un veneno para la sociedad
Al tiempo de acusar a Molina de "falta de criterio", y hasta de educación, Don Miguelo lo mandó a "callarse la boca", pues desconoce el dolor que los exponentes de la música urbana  han sentido y lo que han vivido en los barrios  más calientes de San Francisco de Macorís, de Santiago y Santo Domingo paera llevar la música donde está.
"Si usted quiere que seamos artistas sinfónicos ¿por qué no nos ponen escuelas de música?".
Y añadió : "Nadie manda en lo que uno quiera cantar. Creo que usted como músico puede tener éxito, pero como persona es la persona más mente caliche que he podido ver".
Dijo que en Puerto Rico quisieron  censurar la música urbana y que sin embargo  el pueblo puertorriqueño "enterró todos los géneros musicales que habían porque nadie quiso escuchar: la salsa, el merengue, la balada... ¿Y saben por qué? Porque cuando un pueblo se encamina al cambio se refleja en la música".
Don Miguelo también la emprendió en contra de las pensiones que el estado concede  a los músicos señalando lo siguiente: "Oigan eso ahora quieren que lo pongan en el Patrimonio Nacional, que les den mensualidades porque ellos son viejos". Pero "el que gastó su dinero en vanidades y corrupciones el pueblo no tiene la culpa". A lo que se cuestionó: "¿Y ahora hay que mantenerlos?".
Pidió a los músicos dominicanos a que hagan una "asociación de músicos para cuando se mueran le cubran su funeral y le den pal' de pesos a sus esposas".
"No me vengan con esa ridiculez dique que el pueblo tiene que pagarles a ustedes mensualidades porque ustedes no tiene ni uno".
Adujo que si se le cierran las puertas de los medios de comunicación a los exponentes urbanos, deben procurar promover su música a través de la Internet.
"En el país lo que van hacer es que los cantantes dominicanos imiten a los artistas de Rap y Hip-Hop de los Estados Unidos que hicieron su propios medios de comunicación, y no sonaban a otros artistas que no eran de su género. Pero como ellos tenían al pueblo tuvieron que aceptarlos con su música obligao en to'  lo lao. Que  dictadura quieren imponerles a los medios de comunicación y a los artistas urbanos".