Bieber provoca histeria en RD


Justin Bieber se presentó la noche del martes en el Estadio Olímpico, de la capital dominicana, provocando el furor de cientos de fanáticas.
Se dice que la arena deportiva cuya capacidad para conciertos es de 55 mil personas, fue supuestamente habilitada para 20 mil, lo que obviamente hay que tomar con "pinzas", ya que en el pasado se ha utilizado el mismo argumento para esconder que el artista no logró llenar el lugar como se esperaba.
Si bien Justin Bieber ofreció un show vibrante en el que interpretó 17 de canciones aunque algunas "tristemente" en playback, lo que resulta un fraude, la falta de organización no dejó muy conformes a muchos.
Las puertas fueron abiertas muy tarde, lo que provocó aglomeraciones y empujones, incluso en las entradas del VIP, donde el público pagó boletas a 25 mil pesos hubo situaciones penosas que continuaron dentro cuando gente del terreno logró pasarse a la zona más cara, lo que evidencia que la seguridad fue muy débil.
Llamó la atención que menores estuvieran ingiriendo alcohol y además fumando, siendo este un concierto para adolescentes y se estuviera vendiendo estas bebidas sin ningún control.
De hecho, de acuerdo a lo que reporta el periódico El Día, a la pregunta que se le hiciera a una menor de que no podía beber por su edad, esta respondió: “No lo puedo evitar, tengo que beber, es Justin Bieber que va a cantar”.
La seguridad de Justin se salió un poco de control, quitó los fotógrafos de lugares y algunos de ellos buscaban entre las gentes a ver si alguien seguía tomando fotos. 
A las 8:10 minutos la presentadora Karina Larrauri salió al escenario para decir que Justin Bieber no saldría a escena hasta que la última fanática no estuviera dentro del estadio. 
Fue entonces, de acuerdo al matutino, cuando presentó a la contra parte Gabriel, un joven cantautor egresado de Berklee College of Music de Boston. 


Aruñazos y empujones
La periodista Magnolia Kasse, del Listín Diario y Por Amor Al Arte, de Antena Latina, tal como lo mostró en Instagram, recibió tremendo aruñazo cuando trataba de penetrar al Estadio Olímpico ante el desorden que resultó la logística de acceso.
Ahora deberá ponerse "crema de cacao" para sanar esa marca que mientras tanto será un desagradable recuerdo del paso de Justin Bieber por República Dominicana.