Hay pleitos que no se echan y menos con una dama


Hay pleitos que no se echan y menos con una dama pues las consecuencias no pueden ser favorables para ti. 
Fíjate en los resultados. El escándalo que significó tu afrenta te valió la cancelación del canal de televisión donde venías ocupando un posición ejecutiva media.
Y es que se dice que la televisora no quería que un empleado suyo comprometiera la imagen de la empresa al estar asociado a un conflicto que como este tuvo una gran trascendencia pública.
Es sabido por todos que una mayoría condenó las falsas acusaciones que le hiciste a la dama que no tuvo más remedio que pedirte cuentas de ello con mucha gallardía. 
Como si no bastara que ya estabas bastante "caliente" en esa televisora porque no le lograste la nominación prometida a los premios Soberano de uno de sus programas.
Y es que ya "la pava no pone donde ponía", al menos en la actual gestión en Acroarte que ha demostrado seriedad y principios, acabando con el relajo de galardones por amiguismo o vínculos laborales.