Errática y atropellada transmisión TV Carnaval Bonao

En vez de evolucionar el carnaval de Bonao va en un dramático retroceso. Fue penoso ver que apenas unos cuatro grupos de diablos o "macaraos", de más de una veintena anunciados fueron los que desfilaron en la zona carnavalera. 
Se dice que hay descontento entre los grupos organizados y unos recursos económicos que deben recibir para solventar algunos gastos, por lo que se negaron a salir con sus vistosos disfraces. 
El área del VIP del Ministerio de Turismo y que antes pertenecía a Cerveceria Nacional Dominicana, estuvo prácticamente vacía ¿ qué pasó ahí? cosas como esas comprometen la  imagen de esa entidad y de su incumbente que quiere ser Presidente de la República. 
Pero peor fue la transmisión principal de televisión que regentea la empresa comercializadora del carnaval que lució errática y atropellada.
La señal que se recibía a través de Telefuturo canal 23, salió en la mayor parte del tiempo sin sonido. 
O sea durante las dos horas que estuvieron en el aire los conductores Julio Clemente, Aquiles Correa y Manuel Fabré "El súper pana" creían que se la estaban comiendo y no se escuchaba nada de lo que decían.  
Una situación que produjo pena y vergüenza fue que mientras Julio Clemente y Fabré que bailaban a ritmo de un merengue como parte de su rutina en la animación en el master lo que habían puesto como música fue un bolero y ellos ni cuenta se dieron porque no reciben el audio en piso, solo le dijeron "bailen" y " salten" ¡válgame Dios!
También los tiros de cámaras fueron alocados, lo que evidenciaba falta de dirección y coordinación. 
Más limpia y sin fallos fue la transmisión de televisión local que realiza cada año en el carnaval el periodista Reynaldo Sánchez para el canal 10 de Yuna Visión y las estaciones de radio Latina FM y Novel 93.
Y eso que Reynaldo no cuenta con los grandes recursos técnicos de unidades móviles y cámaras de última generación que tiene el comercializador, pero lo que pasa es que donde "Dios no puso no puede haber".