Acroarte hace historia en su encuentro festivo con miembros y hasta reúne a fundadores

La Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) celebró el sábado en su local un encuentro de fraternidad y amistad, bajo el lema de "Somos una Familia",  que alcanzó  connotaciones históricas, pues logró reunir en la tarde de este sábado a la familia acroartista de  nueva y vieja generación para celebrar por todo lo alto el Día de San Valentin.
Se vivieron momentos como hacía tiempo no sucedía en la asociación, como fue el ver el retorno de compañeros como J. Eduardo Martínez, uno de los fundadores y primer presidente de Acroarte, quien tenía 19 años alejado de la institución.
De igual manera contar con el retorno del reputado cronista de arte José Francisco Arias,  la presencia de César Dalmasí, Martha Miniño, Dania Goris, Domingo Saint Hilaire, Angela Ovalles,  y muchas otras figuras de la crónica de arte que se habían mantenido alejados.
Todo ello resultado de la armonía y del criterio de hermandad que ha propiciado el comité ejecutivo  presidido por José Antonio Aybar, quien se encamina a concluir un periodo de gestión exitoso, en el que ha imperado la armonía, la transparencia, la organización, la seriedad, con lo cual Acroarte ha crecido en su imagen y respeto en el seno de la comunidad artística y la sociedad.
Hoy fue uno  de esos días de ensueño en la institución, con la presencia de tantos colegas compartiendo en armonía una jornada que no era de trabajo, como son las asambleas de nominaciones, donde en aras de exaltar y reconocer lo mejor del arte, a veces necesariamente se entra en contradicciones, y se producen choques de criterios, que contrario a lo que se pudiera pensar y creer, constituyen elementos que le confieren autenticidad a la premiación, ya que los premios que se generan, son el resultado de un previo debate de la membresía en reuniones y análisis que abarcan todo el año.
Pero hoy nos reunimos todos para compartir como una sola familia, sin esteticismos ni formalismos, en un ambiente sencillo, pero cargado de lo mejor de la riqueza humana  que hacía tiempo no se percibía en Acroarte.
Un excelente brindis, rifas de regalos  y almuerzo, con una realización con camisetas alegóricas y letreros, que parecían una producción  de televisión, pero además  la invitación al Gran Soberano Cuquín Victoria para develizar en la Galería de Acroarte, la foto de la importante ocasión en que fue exaltado por sus méritos y créditos.
Un logro alcanzado en Acroarte, que no se puede perder cayendo de nuevo en el grupismo, el arribismo, el centralismo, que alejaron a la institución de los principios que dieron origen a su formación.
Joseph Cáceres /Merengala