Le habrían dado golpes a manager de Omega y el merenguero "huyó" en cola de un motor

Solo un artista con recurrente falta de tacto como Omega tiene el tupé de presentarse la misma noche en dos establecimientos nocturnos, uno al frente del otro. 
Pues resulta que el merenguero supuestamente había firmado una cláusula de exclusividad para presentarse la noche del domingo en la discoteca Wao, de la zona oriental de la capital. 
Sin embargo el propietario del citado centro de diversión reaccionó indignado cuando se enteró que el merenguero había cantado horas antes en Euphoria, un club rival que está al cruzar la calle del suyo. 
Omega subió a hacer su show pero de buenas a primeras el dueño de Wao tomó en plena tarima al manager del artista, lo arrastró a la parte trasera del establecimiento y una vez allí supuestamente le entró a golpes. 
En tanto Omega al enterarse del incidente cuando cantaba hizo una pausa para exclamar por el micrófono “Yo no tengo que ver con los problemas de mi manager”.
Dizque a seguidas el mambero bajó de tarima, fue a la parte frontal de la discoteca, se montó en la cola de un motor y desapareció del lugar raudo y veloz. 
O sea Omega dejó abandonado a su leal manager porque hizo como la rana René al proclamar "eso no es asunto mío".