Solís y Santa Rosa, noche de románticos en Miami


Miami, Florida.-El cantante mexicano Marco Antonio Solís y el puertorriqueño Gilberto Santa Rosa rindieron un homenaje a la música romántica durante un concierto que produjo el empresario Félix Cabrera en el American Airlines Arena de Miami. 
Miles compactaron sus aplausos para Solís y Santa Rosa que aunque ofrecieron cada uno show sin desperdicios por separado, en un momento unieron sus voces y aquello fue verdaderamente memorable. 
La ventaja de tener un vasto repertorio posibilita esto mantener a sus seguidores durante dos horas seguidas en franca celebración de lo romántico. 
Ya lo hicieron días atrás en el Nassau Coliseum de Long Island y ahora repitieron la hazaña. 
La jornada inició con la actuación del joven cantante Johnny Sky, de la más reciente cosecha de Premium Latin Music y que fue presentado por Javier Romero, co-animador del programa Sábado Gigante, de Univisión. 
Sky entregó algunos temas de bachata pop y por sus condiciones interpretativas dejó muy bien impresionada a la audiencia. 
Gilberto Santa Rosa fue en el encargado de darle apertura a la mancuerna conformada por él y Marco Antonio Solís. 
El caballero de la salsa ofreció un repertorio mayormente integrado por boleros y hasta bromeó sobre su junte con Solís, un artista que dijo respeta y del que siente mucha admiración. 
Y de hecho se recuerda que hace tres años en ese mismo escenario del American Airlines Arena, Santa Rosa estuvo como espectador en primera fila disfrutando de un concierto protagonizado por "El Buki" y que también fue producido por Félix Cabrera. 
En esa ocasión Marco Antonio Solís saludó la presencia de Gilberto Santa Rosa en el público y dijo que esperaba cantar con él en un mismo show.
Y se cumplió ese deseo. 
Acompañado de una banda que siempre revela la exquisitez de sus ejecuciones, Gilberto Santa Rosa hizo un recorrido por sus grandes éxitos que fueron coreados con mucho entusiasmo. 
Se escucharon temas como “Un millón de estrellas”, “Sin voluntad” y “Me volvieron a hablar de ella”, además de otras canciones.
Tras la actuación del puertorriqueño, minutos después irrumpió la orquesta de Marco Antonio Solis, distribuida en dos fosos en ambos lados del escenario mientras al fondo y en la parte superior estaban sus coristas y violines.
Solís se hace acompañar de un gran elenco que incluye a unas bellas bailarinas que cambian de vestuario para cada una de sus entradas. 
Lo de "El Buki" resulta ser un gran espectáculo aderezado con elementos visuales muy atractivos. 
Nadie se imagina que la gran cortina ondulada que forma parte del marco escenográfico resulta ser la pantalla donde se proyectarían imágenes de algunas de las historias que cuenta en sus canciones. 
Un gran despliegue en el escenario, que incluyó además pantallas 3D, un buen juego de luces y hasta un grupo de violinistas acompañó a Solís en el recorrido por sus grandes hits. Como no podía ser de otra manera, tras dos horas de show y 20 temas, el mexicano se fue ovacionado por un público que los dejó con ganas de repetir el encuentro. 
"No puedo olvidarla", "Mi mayor sacrificio", "Y ahora te vas", "Se va muriendo mi alma", "Morenita" y otras interpretaciones marcaron la ruta para un estallido de emociones en el público que no paró de ovacionar al artista.