Un gesto para aplaudir en Romeo


Romeo Santos es un fenómeno de taquilla. Eso está más que demostrado, sólo hay que dar una mirada a su hazaña en el Yankee Stadium, de Nueva York, el que llenó dos veces seguidas de la mano de Félix Cabrera y ni hablar de sus memorables conciertos en Madison Square Garden, Staples Center en Los Ángelesy otros grandes aforos de la nación americana. 
Lo mismo sucede en escenarios de América Latina y Europa. Por ejemplo, en Venezuela con todo y su crisis política y económica ya vendió las dos fechas que tiene previsto realizar en el Poliedro de Caracas. 
En ese sentido Romeo asi como es una máquina de hacer dinero por su gran popularidad representa constantemente una especie de amenaza para otros artistas que montan shows en lugares cercanos a los suyos
Pero se dice que Romeo hasta ha llegado a pedir que pospongan sus shows cuando se entera con tiempo que algún artista colega se presenta en fechas muy cercanas a las suyas y así no afectarle la en taquilla porque como se sabe el bachatero es muy avasallante. 
Un gesto de compañerismo y consideración difícil de ver en estos tiempos, son de las cosas que hacen grande al "chico de la poesía".