Nuestra misión de escudriñar


Gracias al colega  y maesto Joseph Cáceres por sus valoraciones a nuestro trabajo.


Ya habíamos debatido de las copias que habían hecho Alfonso Rodríguez y Miralba Ruiz con sus respectivos programas de televisión. 
Ahora nos encontramos con que el "renovado" "Sigue la noche" que produce Giancarlos Beras para su esposa Pamela Sued en Color Visión en su nueva línea gráfica guarda un gran parecido a la del programa de Telemundo, "El show de Erika", cuya anfitriona es la venezolana Erika de la Vega.
Incluso hasta hay una foto en silueta con luces detrás de Pamela que tiene una apreciable similitud a una de Erika aparentemente que sirve de intro o publicidad al espacio nocturno. 
Es para que ustedes vean en tiempos de internet es fácil descubrir las cosas y darnos cuenta que tan originales son o de lo contrario se tratan de reciclajes de la televisión extranjera. 
(Juan Carlos Jiménez-fuegoalalata).

Ante esa publicación de Juan Carlos Jiménez, como siempre muy acucioso, diferente al periodismo adocenado y complaciente que muchos hacen, el productor Giancarlos Beras arremetió en su contra en el programa "Vacilando la Tarde", calificándolo de mediocre.
Justificó el parecido cierto en la línea gráfica, el diseño, los colores, las luces, y la pose, señalando que todos los programas "late shows" responden a un mismo concepto de producción. Que por eso son "late shows" (?).
Uno quisiera "comprarle" esa explicación a Giancarlos Beras, heredero de un espacio que su padre desarrolló en base a su gran talento y creatividad, que no dudamos pueda él también sustentar si se lo propone.
El parecido es más que notable, en el concepto de los programas, porque la maqueta comparativa no deja lugar a dudas.
Si la televisión de este tiempo que nos traen Alfonso Rodríguez, Miralba Ruiz y Giancarlos y Pamela es en esa vertiente, en un momento de crisis de creatividad, de facturación y de audiencia en ese medio, a Dios que reparta suerte.

Un exceso
Es un exceso de Giancarlos llamarle mediocre a Juan Carlos porque ha ejercido  su derecho  a investigar, a escudriñar, para desentrañar la verdad, como deber de todo comunicador  responsable.
En otras áreas de la comunicación como la de Nuria, Alicia Ortega, Marino Zapete, Huchi Lora, ocurre lo mismo cuando en busca de la verdad  de los hechos se enfrentan a intereses económicos, políticos, y a los llamados poderes fácticos.
Se afilan hachas contra quien llega hasta el fondo, porque es mejor estar como Don Miguelo, "con siete locas metidas en la piscina", como sucede en el país con las tantas "vedettes" de la comunicación, que también se replican en una crónica de arte, maleada, sumisa, clientelista y que se ha dicho está en crisis.
Un periodismo inquisidor como el de Juan Carlos, hace falta en este medio. No pretendan acallarlo.
Escrito por Joseph Cáceres/Merengala