Anthony Santos inmenso y emotivo en el MSG





 El concierto tuvo el soporte del Ministerio de Turismo que dirige Francisco Javier García


Dos momentos emotivos se vivieron el sábado por la noche durante el concierto que ofreció Anthony Santos a casa llena en el Madison Square Garden de Nueva York.   
El primero al llorar frente a la audiencia de la emoción y segundo cuando llamó a su eterno rival Luis Vargas, que antes había cantado y se fundieron en un abrazo. 
Desde luego el artífice de este junte lo fue el empresario Félix Cabrera, productor del show que con motivo de sus 25 años Anthony Santos protagonizó en una de las mas respetables arenas de la Gran Manzana.  
Es evidente que Santos que con todo y ser el bachatero más cotizado y popular de la República Dominicana, desborda mucho mas simpatía frente a la gente fuera del escenario. Una muestra lo fue cuando la prensa compartió con él  y Luis Vargas en el camerino.  
Justo es reconocer la participación del salsero Alex Matos y el merenguero Toño Rosario en el preámbulo, el cantante Ranfiel, no así el cantante urbano El Mayol quien demostró que si bien es cierto que en la radio se encuentra muy pagado no menos cierto es que en tarima no dice nada acerca de su "talento". 
Miriam Cruz también tomó parte con el dúo con la estrella y anfitrión de la noche, que al igual que Félix Cabrera recibió una proclama del senador Adriano Espaillat, de Nueva York. 
Anthony Santos quería cantar hasta la "amanezca" pero las reglamentaciones del Madison Square Garden son duras y "caras". Si un artista extiende su show más allá de las 12 de la noche, cada media hora comprometida fuera de las estipulaciones el empresario debe pagar 40 mil dólares a la administración del aforo. 
Cabrera tuvo subir a tarima y persuadir a Anthony en el oído para que parara, a lo que accedió, aunque la "maquinita" registradora del Madison  ya había contado 12 mil dólares extras para sus arcas por el tiempo. 
Anthony Santos terminó de la mejor manera con el tema "Voy a beber", el mismo que hace a dúo con Vakeró  y el público se marchó complacido por este "matador".