El Zorro con sobrada razón


Santo Domingo. Desde el pasado viernes, las voces de los comunicadores Pablo McKinney y Yolanda Martínez no se escuchan en "Voces propias", el programa de La Z-101 que se emite al mediodía de lunes a viernes.
Fueron suspendidos por una semana por la dirección de la emisora, luego de que supuestamente violaran una disposición de colocar música en el programa.
DL estableció comunicación con Pablo McKinney, quien aclaró el tema. "Hicimos una chanza con un corte de un tema... dije vamos a aprovechar que Bienvenido Rodríguez (propietario de la emisora) no está aquí, y pedí un corte breve. Eso bastó para que Willy Rodríguez, director de la emisora me enviara una comunicación en la que me notificó la suspensión, pero Yolanda Martínez, que no fue citada, en solidaridad conmigo también lo asumió, y nos marchamos acogiendo esta supensión entre comillas", reseñó.
McKinney aclaró que su ingreso a la emisora lo negoció con el presidente de La Z-101, por lo que aguarda su regreso para dilucidar el asunto, pues alegó que en ningún momento ha violado la norma de no colocar música en "Voces Propias".
"Realmente me sorprendió esa medida que tomó el señor Willy Rodríguez, pues siempre hemos sido respetuosos de las disposiciones", afirmó McKinney.
Pablo McKinney y Yolanda Martínez asumieron la conducción del programa a raíz de la salida de éste de la comunicadora Patricia Solano. Diario Libre.

Las paradojas de la vida, Bienvenido Rodríguez  el propietario de la emisora La Z hizo fortuna con la música como empresario discográfico.
Pero hoy día la misma está prohibida  en la emisora, y solo en ocasiones y espacios muy especiales se permite, pero de manera muy controlada.
Ese era uno de los problemas de Casiana del Rosario y su programa Zeta-Arte cuando los artistas iban a una entrevista con sus discos.
Lo que le sucedió a Pablo Mackinney y a Yolanda Martínez se inscribe en esa vertiente.
Aparte de la Z  Bienvenido tiene Fidelity, la emisora que era Viva y que le cedió Juan Luis Guerra a cambio de que le diera el "release" del sello Karen.
Fidelity es la emisora de la música, pero la Z no.
Esta se tiene reservada como una estación "talk-show", interactiva, en la cual  la música es una especie de  pecado.
Algunos no están de acuerdo con ese proceder, pero hay que entender que cada quien impone su estilo y reglas en su negocio y su casa.
Sin embargo, entendemos que la suspensión de  Pablo y Yolanda  ha sido medida excesiva, sobre todo tratándose de dos de los comunicadores  de mejor juicio y criterio, además de muy equilibrados.
No se trata de dos "programemos" de esos que están en el medio asaltando la diligencia, como los bandidos de las películas de vaqueros, cubriéndose la cara.
A gente de ese nivel no se les aplican medidas disciplinarias de ese tipo, empleando correctivos que a todas luces resultan humillantes. 

Joseph Cáceres /Merengala 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Si no es un programa de "música" la gente no quiere estar escuchando "música" y mas sin en consentimiento de los directivos.

Ademas puedes poner una música sin permiso del autor y hay tienes tu demanda.