¿Al final quién ganó?


Venya Carolina Peña fue dejada en libertad luego que el juez Alejandro Vargas le impusiera una fianza de 300 mil pesos en efectivo, de lo que solo se pago un porcentaje según lo estupula la ley.
En adición a ello tendrá que presentarse periódicamente al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva a firmar un libro, una medida que considero "chanfle" para no mandar a alguien a la cárcel por tres meses o un año de manera preventiva.
No importó que la ex modelo y presentadora agrediera a sus querellantes, las comunicadoras Sharmín Díaz y Yelitza Lora, siendo esta última que la que terminara golpeada en la presencia de un fiscal adjunto.
Entiendo que la "estrategia" no entiendo para qué de Sharmin y Yelitza de negar la agresión, restó cierta credibilidad a su reclamo pero aún asi con la detestable acción de Venya durante una vista conciliatoria era suficiente para que recibiera una medida más severa que la impuesta, sobre todo cuando ella había violado una orden de alejamiento evacuada en noviembre del pasado año por una primera amenaza.
Es una muestra de la debilidad con que se maneja nuestra justicia que solo espera que acontezca una tragedia para entonces actuar pues ¿ qué garantías se tiene de que Venya no volverá a las andadas a sabiendas de que ella está fuera de control?
Se sabe que su madre tuvo que "tirar la toalla" e irse fuera del país supuestamente porque su hija que dice ser "cristiana" estaba inaguantable.
Lejos de ser tomado esto como un caso farandulero más y hay que ver esto con seriedad tras los últimos acontecimientos suscitados. Aunque no le quita su tinte de show.
Mientras Venya, logró lo que quería y era un show mediático para poner en el tapete una imagen hace tiempo deteriorada, sí porque la industria del escándalo es un negocio y ella lo sabe porque meses atrás estaba cobrando por entrevistas.
Y es que al margen de que muchos consideran que Venya está "enferma", que necesita ayuda, yo creo que no, es lo que nos hace creer a todos para que la tratemos como "trastornada mental", no es que un personaje para convencer hasta un juez, que la libró de la cárcel bajo el argumento que solo necesita de un tratamiento sicológico, como establece en una de las "leves" disposiciones que recibió.
En tanto, ahí anda Yelitza con un cuello ortopédico con su careta de "tragedia griega" que no se que tan grave es su dolencia pero ahí estaba buscando que le cogiéramos pena; y Sharmín que se desmayó en medio de una audiencia producto de una anemia que padece. 
Y ella, Venya, solo se paseó sonriente con sus esposas puestas como si Martha Heredia la hubiese inspirado el día que la apresaron ¿ entonces quién salió ganando?