El recorte a Vakeró, válvula de escape

Por Miguel Melenciano 


Increíble pero cierto, la sociedad dominicana de golpe y porrazo, gira de un momento a otro a los extremos -con cualquier acontecimiento- no importa la particularidad del mismo é inclusive, mientras menos valor tiene, más trascendencia ésta le otorga. 
Los femenicidios, el recorte al presupuesto a la JCE, Gilbert y su banda, la muerte del muerto, las epidemias de cólera, dengue, leptospirosis, el primeros trasplante de corazón en humanos made in Dominican Republic, el triunfo del Escogido, la increíble derrota de las Águilas Cibaeña, el déficit fiscal, el Itebis que viene en febrero, todo y otros temas más, pasaron a un segundo, y tercer plano en los medios comunicativos. 
Hasta Omega, que estreno nueva demanda judicial en Santiago, siendo apresado y posteriormente dejado en libertad, mediante el pago de una fianza, y el propio maltrato -que alega Martha Heredia- recibió, quedaron opacado por el acontecimiento más trascendental del mes enero, y que felizmente, concluyó el miércoles 23 del corriente en el centro para interno de San Pedro de Macorís, “el corte de pelo” del rapero Vakeró. 
En verdad, nunca me paso por la mente que los cabellos de Manuel Varet Marte, mejor conocido como “Vakeró”, podía mantener en vilo la sociedad dominicana, hasta llegar al punto, de general bandos; unos que propugnaban porque no le cortasen el pelo, otros defendían el corte, y otros, que se cumplieran las normas del centro para interno. 
Vakeró, que dio más importancia a su pelo, que a los tres meses de prisión preventiva que le “cantaron” -en esta juerga- puso a bailar también la justicia, incoando por medio de sus abogados un recurso de amparo, no para que revisaran los tres meses de prisión, sino para que no le cortaran el pelo. 
Al parecer, y sin ser sicólogo -sin P- el caso “Vakeró y su recorte de pelo”, sirvió como válvula de escape, a una sociedad, arropada por la delincuencia, los atracos, asesinatos, femenicidios, así como unos medios saturados de sangre y violencia, lamentablemente, como a Sansón, a Vaquero le fue cortada su melena, y el país regresa a su agitado curso. He dicho…

0 comentarios: