El carisma y el magnetismo de Alexa quedó más que en evidencia, poniendo de manifiesto sus posibilidades en un escenario, y por ello no vaciló en tumbarse en el piso, y en disfrutar con el público su gran momento en el escenario. 
Una artista de este tiempo, a carta cabal. que se entrega a su arte y al público.
Joseph Cáceres