El Casandra tuvo un guión poco productivo...


Cuando Los Hermanos Rosario subieron a recibir su máximo galardón de la noche en la entrega del premio Casandra, muchos fueron los que aplaudieron, aunque otros miraron a su alrededor con cara de asombro, porque muchos pensaban que El Soberano se le entregaría a Yaqui Núñez del Risco. La sorpresa fue grande, pero bien aceptada por todos.

Lo que no gustó
Lo extenso de la ceremonia, de 3:00 horas, no fue del agrado de la gente, pues muchos televidentes se casaron.
Cuquín Victoria y Felipe Polanco Boruga no salieron bien parados en esta conducción. Ellos, dos veteranos del humor, no fueron favorecidos con el guión preparado para la ocasión en un evento como ese.
Una carga de chistes que, aunque muchos de ellos fueron muy ingeniosos, otros no se prestaban para la sala, eran muy chabacanos, no salían del patio y los invitados internacionales por momentos parecían perdidos en aquel salón donde se les hablaba de cosas que solo entienden los dominicanos.
No calló nada bien el que se utilizara la palabra m…. para hablar de algunas situaciones. No gustó el personaje que intentó hacer Luis José Germán al inició del ceremonial.
En casa muchos se quedaron espantados pensando si este segmento era una comedia para televisión. Tampoco cayó bien que el bachatero Joel Santos saliera mostrando sus musculosos brazos. El artista se veía más como instructor de gimnasio que cantante.
La ceremonia tuvo muchos puntos altos, pero también se dejaron ver sus pequeños errores, como el que al televidente la transmisión le llegaba un poco oscura, provocando que las personas no se vieran del todo bien.
El Día.-